Música Nova de Xàtiva

 
  • Augmenta la mida de la font
  • Mida de la font per defecte
  • Disminueix la mida de la font
  • Cabecera
  • Cabecera
  • Cabecera
Inicio Notícies Notícies Banda En nuestra memoria, MARUJA MOMPÓ ROCA

En nuestra memoria, MARUJA MOMPÓ ROCA

Correu electrònic Imprimeix PDF
Quizás son ya demasiadas veces en un año las que se ha removido nuestro sentimiento a causa de la pérdida de seres queridos, vinculados a nuestra Sociedad Musical La Nova. Es muy reciente el recordatorio de Amparo, de Carmen, de Enrique, de Ramón, de Juan…, a quienes se les han dedicado varias páginas en el libro de Santa Cecilia. Y hoy, así, como una sacudida, presentida pero inesperada, en vísperas de la entrañable celebración de la Patrona de la Música, nos ha dicho Adiós nuestra Maruja. Ayer, Juan-Vicente Mateu, mantenedor de la clavariesa entrante, en el acto de su exaltación, dijo que era la primera vez que Maruja faltaba a este evento e hizo votos por que el próximo año, mejorada en su salud, pudiéramos gozar de su presencia. Al finalizar el acto, estuve charlando unos momentos con Vicente, su esposo, a quien todo el mundo le preguntó por ella. A decir verdad, le vimos emocionado, pero afectado y pesimista. Seguro que si estuvo en ese acto fue por deseo expreso de Maruja, para que le contara después, de primera mano, cómo quedó el protocolo y le asegurara que todo había salido a la perfección…

 

Y hoy…, pues hoy la gente de La Nova está un tanto consternada. María Mompó Roca, nuestra Maruja, ha sido llamada a la dimensión de la que goza la gente buena, la gente que ya está junto a los santos; y seguro que ha sido recibida por Amparo, por Carmen, por Fina, por Isabel, y por tantas cecilianas que la precedieron y podrá cantar junto a Cecilia cantos de gloria y de alabanza en ese lugar donde ya no hay ni muerte ni dolor, ese dolor que tanto ha estado soportando durante tantos meses... Solo paz, una gran paz… Y desde ese mismo lugar, dentro de unos días, sin duda, junto con Amparo, Carmen, Fina, Isabel, Ramón, Enrique, Juanito y tantos otros hombres y mujeres de La Nova que juntos rebasarían siete –en sentido bíblico- aforos del auditorio del Gran Teatro, serán espectadores del concierto de su orquesta y de su banda, que tampoco dudamos que les será ofrecido como póstumo recuerdo de una vida coincidente para todos ellos en un punto, como bien se dice en el memento publicado en el Libro de Santa Cecilia, en un punto de convergencia irrenunciable: La Música Nova, su Música Nova.

 

En lo personal, yo conocía a Maruja porque nuestros padres fueron pilares de aquella sociedad de la posguerra, como lo habían sido en la preguerra. En mi caso, mi incorporación activa a este colectivo fue posterior en muchos años. Maruja, en cambio, siempre fue Ceciliana. A partir de mi entrada en la Junta Directiva pude conocer mejor ese grupo de mujeres que desde los tiempos heroicos y difíciles de la sociedad hasta hoy se han venido echando a los hombros una buena parte de la carga social por mera devoción a Santa Cecilia, de una parte, y por amor a su Música Nova, de otra. Y María Mompó siempre estuvo tirando de las riendas. Y desde hace ya muchos años ha sido la representante de la Agrupación de Cecilianas en la Junta Directiva. Sé que me tenía en mucha estima; y ayer mismo, agradecido, lo escuché de boca de su esposo. Puedo aseguraros que la estima era recíproca y que admiré siempre su tesón, su infatigable dedicación a nuestra sociedad, su espíritu conciliador y dialogante. Sé que se disgustó en más de una ocasión a causa de ciertas decisiones que hubo que adoptar con dureza, porque hubiera querido evitarlas a todo trance. Como también sé que su gozo fue extremado cuando decidimos reconocer en un acto público la dignidad de las clavariesas, mediante la organización de su exaltación, dentro de nuestras limitaciones de espacio y de medios, en nuestro local que convertíamos en improvisado escenario, pero acogiendo a todos como en una gran familia. Y disfrutaba a pesar de la modesta escenografía porque allí volcábamos todos, absolutamente todos, nuestro sentimiento de pertenencia a nuestra sociedad; y disfrutó cuando refundamos el cuadro de teatro y reía en nuestros entremeses y en nuestros sainetes, y gozaba en las meriendas de los educandos y en aquellas cenas a base de bocadillo y música. Sé que su gozo fue máximo cuando organizamos el Festival de Bandas de La Costera y lo sé porque llevo su recuerdo prendido en el ojal de mi chaqueta en forma de escudo de la sociedad, regalo de las Señoras Cecilianas. Y rebosaba de contento cuando aquellos premios de la Banda en el Certamen de Valencia. Y animaba cuando los resultados no eran los apetecidos…, y así podría seguir escribiendo mil cosas más. Pero quiero rubricar esta breve elegía, dando fe del orgullo del que Maruja siempre dio testimonio. Sin la Música Nova no podríamos entender la vida de Maruja, pero la Música Nova le debe a Maruja la dedicación de toda una vida. Sírvanos de ejemplo.

 

Querida Maruja: hoy nos has dejado, pero sabes que siempre estarás con nosotros.

 

Xàtiva, lunes dieciocho de Noviembre de dos mil trece.

 

Miguel J. Mira Manzanaro

 

Funeral Martes 19 de Noviembre de 2013 a las 13:00 en la Seu.

Tanatorio Cerdà

 

Descanse en Paz.

 

 

Menú Principal

Informació adicional

Informació web
 

Estadístiques


Visites d'avuí89
Visites d'ahir87
Visites al mes:1400
Visites totals:37667
Màx. visites diaries1723
Màx. visites mensuals4785
Dia de màx. visites:16-01-2018
Mes de màx. visites:01-2019

Administració